Cada día estamos más concienciados de la importancia de tener una alimentación equilibrada porque haciéndolo estamos curándonos en salud. En este artículo queremos recordaros algunas pautas que debéis tener muy en cuenta para llevar una correcta alimentación.

comida sana

Consejos para llevar una correcta alimentación

Debemos ser consecuentes con lo que comemos y procurar no excedernos en nada, porque todo en demasía no es bueno para nuestro cuerpo.
La falta o carencia de nutrientes guarda relación con la aparición de diferentes patologías y/o enfermedades y problemas de salud como pueden ser problemas musculares, cardiovasculares, óseos, de las articulaciones, etc. Por eso es tan importante que nuestra alimentación sea correcta y equilibrada.

Nuestra alimentación debe contener todos los nutrientes necesarios, tanto en cantidad como en calidad suficiente como para poder cubrir las exigencias de nuestro organismo y permitir mantener su equilibrio, siempre acorde a su edad y la situación en la que nos encontremos.

Aunque se recomienda comer de todo, hay que hacerlo siempre con mesura, prestando especial atención al consumo de productos como la sal, los azúcares, las grasas, etc., los cuales deben ser controlados al máximo para evitar la aparición de posibles problemas de salud.

Para ello, debemos tener siempre presente la base de una correcta alimentación donde no puedan faltar los lácteos, verduras, cereales y frutas a diario. Pastas, huevos, legumbres y pescados también debemos tenerlos muy presentes durante nuestra dieta semanal y también la carne, aunque ésta debería ser en menor proporción.

Hay que tener especial cuidado con el consumo de bebidas carbonatadas como los refrescos, dado que contienen un alto índice de azúcares así como la bollería industrial, pasteles, patatas fritas, etc.
Son una fuente inagotable de sal, grasas saturadas y azúcares. No hay que restringirlos al completo pero sí reducir drásticamente su consumo, se puede beber un refresco o comer unas patatitas de vez en cuando, pero no debe tomarse como costumbre.
A la semana se recomienda, aunque no todos los días, el consumo de pescados blancos y azules, huevos, pasta, frutos secos y algún embutido, pero no demasiado porque tienen grasa y bastante sal.
Lo que sí debemos comer todos los días son hortalizas, verduras, frutas, cereales, lácteos, pan y aceite de oliva por ejemplo. En la página menestradeverduras.net y en la web Tabule.com.es tienes muchas ideas para cocinar verduras y cereales.

De forma alterna también debemos comer hidratos de carbono como los que encontramos en el arroz o la pasta entre otros productos.
Recuerda, se recomiendan 5 raciones de fruta, verdura u hortaliza al día, pudiendo ser todo del mismo grupo como la fruta, aunque también podemos alternarlo.

No debemos olvidarnos de…

No hay que olvidarse de comenzar el día con un buen desayuno, procurando que tenga lácteos, fruta, cereales o pan. Es una de las comidas más importantes del día y que nos dará energía para arrancar bien cada jornada.
Tampoco debemos olvidarnos de la importancia que tiene hidratarse, por ello, los expertos recomiendan el consumo de al menos un litro y medio de agua cada día.
Debemos llevar un estricto control de las comidas con sal y los productos salados. Las autoridades sanitarias recomiendan una ingesta máxima de 5 gramos al día, aunque se puede sustituir por hierbas aromáticas, diversas especias, vinagre, limón, etc.
Para finalizar, no debemos abusar de la comida rápida dado que son una auténtica bomba calórica con muchas grasas, sal y azúcares.

Comments are closed.