A todo el mundo nos gusta comer, no solo para alimentarnos sino para deleitar a nuestro paladar con las delicias que podemos adquirir hoy en día en el mercado gracias a la globalización. Actualmente podemos conseguir casi cualquier producto y sorprender a nuestros comensales, pero lo mejor es disfrutarlos en directo, como por ejemplo asistiendo a alguno de los muchos festivales gastronómicos que se celebran durante todo el año.

festival

Festivales gastronómicos del mudo

En Dinamarca podemos asistir a uno de sus festivales gastronómicos más famosos y que nos permitirá acercarnos a lo mejor de su cocina, el Copenhagen Cooking.

Se trata de un evento donde la ciudad quiere promocionar el país como un interesante destino mundial gastronómico y donde destacar sus especialidades culinarias dado que no es un país que se conozca por sus platos sino por otras cosas que todos conocemos como por ejemplo La Sirenita.

Durante la celebración de este evento nos encontraremos con diferentes propuestas como experiencias gourmets, talleres, degustaciones para toda clase de paladares o incluso cocina para niños entre muchas otras.

Todos sabemos que en Estados Unidos las cosas se hacen a lo grande y uno de los festivales más multitudinarios es el Taste of Chicago, conocido como el pic-nic más grande del mundo, con tarta de manzana como que hay en http://tartamanzana.es.

Tiene 22 años de historia y en cada edición consigue reunir a decenas de miles de personas, quienes en un gran acto de confraternización no dudan en compartir su comida entre  ellos pero también hay puestos donde poder adquirir la comida, desde las tradicionales pizzas de Chicago hasta las sabrosas carnes de Sudamérica. ¡Todo un derroche de sabor!

Si eres un amante del queso, especialmente del Gouda, tu lugar está en los Países Bajos, donde la ciudad que lleva el nombre del queso celebra cada jueves el Gouda Kaasmarkt.

Se celebra en el mercado que hay entre el edificio histórico de De Waag y el Ayuntamiento de la ciudad, al igual que se hacía hace muchos años en los que comerciantes y agricultores ponían a la venta sus productos, entre los que se encontraba el queso Gouda.

En este mercado se puede regatear el precio de los quesos, algo así como si fuera un mercado árabe, por lo que siempre podremos ajustar los precios a nuestra conveniencia, o al menos intentarlo. Asimismo también se pueden hacer quesos en los diferentes talleres que se realizan y llevarte un queso propio.

Finalizamos en la localidad italiana de Génova, donde se celebra el Genoa Slow Fish, un evento que se enfoca principalmente en los productos del mar, como el pescado y el marisco.

Con la celebración de este festival se busca informar y promover la importancia del consumo de estos productos. Se puede participar en la degustación de los mejores pescados frescos del mercado en el Porto Antico de Génoa.

En esta feria se puede vivir una experiencia única probando los pescados y también aprendiendo a cocinarlos. Se pueden conocer muchas cosas sobre las diferentes especies como por ejemplo cuáles son sus valores nutricionales en cada uno de los stands que componen este evento. También se puede participar en los talleres Pescado y Reciclaje o Bricolaje Marino entre otros.

Comments are closed.